Puede estar cerca

Ella puede tener veinte años. En casa dicen que siempre ha sido una cría maja. No le gustaban especialmente las asignaturas de letras, así que desde que pudo elegir ciencias las notas mejoraron notablemente y en la carrera estaba encantada. Desde primaria siempre ha ido con las mismas amigas y a ese grupo se le han ido añadiendo otros, el de la piscina, el de la universidad y las primas, claro, siempre con gente alrededor.  Siempre ha sido responsable, pero durante el verano no se le ve el pelo entre fiestas y escapadas al pueblo de una o de otra o a la playa o donde sea, cursos de inglés y algún trabajillo cuando hay suerte. Siempre ha sido tan activa como sus hermanos. Se apuntaba a un bombardeo.  En casa no tenían queja, al contrario, estaban encantados con ella. A lo sumo, por el tiempo que el baño permanece ocupado a la mañana debido a los cuidados que al parecer exige su melena. Por decir algo, porque siempre ha sido un encanto de chavala. También es cierto, piensan en casa, que lo tiene todo. Cariño, formación, amistades, seguridad. Y desde hace poco, también novio. ¿Qué más puede pedir?

En casa no saben contestar a esa pregunta pero se la hacen. De un tiempo a esta parte las cosas han cambiado. Se le ve tensa, apagada, duerme mal. Al principio pensaron que sería cansancio. No les extrañó demasiado porque durante las últimas semanas le daban las tantas estudiando, pero pasaron los exámenes y la cosa siguió igual. Su madre salió con ella una tarde de compras. Se probó un par de camisetas y le mandó una foto a su novio. Su madre la veía guapa y se lo dijo, pero nada, no las compró. Lo mismo pasó con aquella falda, pensó la madre,  no es la primera vez que parece que le gusta algo y luego lo deja. No era así antes, tan insegura. Tampoco pasaba tanto rato en casa. Las amigas llaman y ella da largas. Ayer  discutió con una de las primas. Está nerviosa, las notas de los exámenes han sido muy bajas. Esta última temporada no va tanto a la biblioteca a estudiar. Se queda en casa y sube su novio o  van a dar una vuelta. Y no le preguntes nada, dice su madre, que salta como no lo había hecho nunca. Está a la defensiva, y eso que entendemos que tenga una temporada más complicada en los estudios, dice la madre, solo es que nos gustaría que fuera al médico, igual es que está baja sin más, no sé, pero algo le pasa y no suelta prenda si le preguntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: