Archivo de Categorías: RECURSOS HUMANOS

Dos de arte

Hace poco, un día particularmente concurrido, visité un museo. Uno grande. Mi intención era pasar un rato agradable, pero al final no pudo ser porque había mucha gente y hacían mucho ruido y a mí el ruido me despista un montón. ¿Por qué la gente arma tanto jaleo en los museos? ¿Por qué, incluso, utiliza un tono de voz exageradamente alto para sus fines? ¿O sus fines no son los que cabría deducir a primera vista? Hay personas que no contentas con ilustrar a sus amistades y familiares expanden su sabiduría y perspicacia varios metros a la redonda y así, me enteré de que “los buenos pintores no pintan las pestañicas”. Acabé confundida, mareada, sobreestimulada, como en un mercadillo, perdida la capacidad de mirar y concentrarme en los cuadros y fascinada por esa riada de gentes con las que compartí una decisión un domingo a la mañana y a día de hoy sigo compartiendo una enormidad de genes.
Aquello tenía que ver muy poco con el arte. Parecía un centro comercial un sábado de lluvia o un santuario de peregrinación de los de antes. Acudimos allí con la necesidad de otorgarnos un marchamo de ocio cultural, de nivelillo, algo como el cuño de sanidad que llevan los corderos. Simplemente estar allí, cerca de esos objetos admirados, ya nos identifica, nos redime ligeramente, quién sabe de qué y ante quién. ¿Se siente usted mejor persona por visitar museos? Se lo pregunto porque me lo pregunto y lo que me contesto me hace gracia. ¿Le pasa a usted igual? Pruebe a mirarse al espejo y decir con autoridad: “yo, que he visto la Gioconda…” ¿Aguanta sin reírse?
Dos semanas después, acudí a un encuentro con Elena Asins, receptora de la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2006 y del Premio Nacional de Artes Plásticas en 2011. Parafraseándola, la suya no es una obra pensada para ser colgada detrás del sofá, porque como dice, “trabajo con el número, voy contra el objeto”.
Insiste: “lo importante no son los objetos, eso se acaba perdiendo o deteriorando con el tiempo”. Quitar importancia al objeto desacraliza la posesión, también esa posesión mínima que es mirar un cuadro de paso en un museo atestado, y pone el acento en la experiencia, en el diálogo con la propuesta del artista, que es alguien que recoge, condensa y expresa cuestiones de su tiempo. Alguien que invita a sumarse a la reflexión. En ese contexto, el arte es experiencia, algo interior (algo que sucede interiormente) para alguien que entonces y por eso mismo, ya no puede ser llamado espectador.
Elena hace vídeos, un formato lo más parecido a lo inmaterial. En línea con otras propuestas que llegan desde otras instancias económicas y científicas que hablan de la desmaterialización, es decir, de la desvinculación del crecimiento económico de la utilización masiva de materias primas. Contemporánea, Elena elige el medio más liviano para crear un lenguaje contundente. Signo de los tiempos.

Puede estar cerca

Ella puede tener veinte años. En casa dicen que siempre ha sido una cría maja. No le gustaban especialmente las asignaturas de letras, así que desde que pudo elegir ciencias las notas mejoraron notablemente y en la carrera estaba encantada.

Puede estar cerca

Ella puede tener veinte años. En casa dicen que siempre ha sido una cría maja. No le gustaban especialmente las asignaturas de letras, así que desde que pudo elegir ciencias las notas mejoraron notablemente y en la carrera estaba encantada.

Perlas de ayer y de hoy

  Cuenta mi madre que contaba la suya que había una vez un muchacho. En boca de mi abuela, la palabra muchacho no indicaba juventud, más bien sugería que la persona a quien hacía referencia tenía más o menos su

Perlas de ayer y de hoy

  Cuenta mi madre que contaba la suya que había una vez un muchacho. En boca de mi abuela, la palabra muchacho no indicaba juventud, más bien sugería que la persona a quien hacía referencia tenía más o menos su

No está en los libros

El otro día escuchaba a una bibliotecaria hablar sobre la evolución de su trabajo. Señalaba que cada vez es más exigente. Su gremio, decía, es uno de esos, y aquí pensaba yo también en la enseñanza  pero ustedes pueden añadir

No está en los libros

El otro día escuchaba a una bibliotecaria hablar sobre la evolución de su trabajo. Señalaba que cada vez es más exigente. Su gremio, decía, es uno de esos, y aquí pensaba yo también en la enseñanza  pero ustedes pueden añadir

Frases tontas

  Una de esas frases que parece adornar a quien la suelta venga o no al caso y que me pone los pelos como escarpias es esa que dice  no hay casualidades, sino causalidades. Les cuento y luego retomamos. La

Frases tontas

  Una de esas frases que parece adornar a quien la suelta venga o no al caso y que me pone los pelos como escarpias es esa que dice  no hay casualidades, sino causalidades. Les cuento y luego retomamos. La

Más claro que el agua

  Impúdico, torpe y ofensivo al pudor. Así lo define la Real Academia. En principio, lo que nos resulta obsceno tiene un efecto ambivalente, repele y atrae. Lo que se ha tapado y se desvela, aquello que no se sospechaba

Más claro que el agua

  Impúdico, torpe y ofensivo al pudor. Así lo define la Real Academia. En principio, lo que nos resulta obsceno tiene un efecto ambivalente, repele y atrae. Lo que se ha tapado y se desvela, aquello que no se sospechaba

Dos noticias que son la misma

  Dos noticias. Una referida al ámbito nacional, otra al local. La primera da cuenta de los números de la pobreza severa, que afecta a más de tres millones de personas en nuestro país. Bajo dicho epígrafe se sitúan todas

Dos noticias que son la misma

  Dos noticias. Una referida al ámbito nacional, otra al local. La primera da cuenta de los números de la pobreza severa, que afecta a más de tres millones de personas en nuestro país. Bajo dicho epígrafe se sitúan todas

Dignidad y función

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Si alguien disiente, sería bueno que lo hiciera saber con prontitud a

Dignidad y función

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Si alguien disiente, sería bueno que lo hiciera saber con prontitud a